Reason Play Microgaming

El emperador Trump prepara heredero

«Todos somos Barron Trump». La frase comenzó a repetirse en Twitter poco después de que el recién electo presidente de Estados Unidos terminara su victorioso discurso este miércoles. El nombre del hijo menor del republicano, de diez años, se convirtió en hashtag de inmediato y muchos usuarios de la red social aseguraron sentirse identificados con su cara de agotamiento: «Barron Trump luce como nos sentimos todos… un poco confundido», escribieron varias personas. Aunque muy elegante en traje y corbata, el niño apenas podía mantener los ojos abiertos y disimular los bostezos mientras su padre hablaba de hacer a EE UU grande de nuevo.

Su presencia en la tarima habría llamado la atención en sí misma, ya que el pequeño de los Trump no acompañó a su padre en casi ningún otro acto de la larga campaña, a excepción del de la convención republicana (donde tampoco paró de bostezar). Esta vez, sin embargo, ocupó un lugar protagonista entre la gran familia del magnate, ubicándose al lado suyo y delante de su madre, Melania. Al verles juntos era imposible no notar que, de los cinco vástagos del clan Trump, Barron es el que más se parece a su padre: tiene sus ojos y su nariz, y hasta su corte de pelo. Pero no es sólo el físico lo que los une, ya que, según su madre, también heredó el carácter de su progenitor. «Es un chico mentalmente muy fuerte, especial e inteligente. Es independiente y obstinado y sabe exactamente lo que quiere. Una mezcla de los dos en apariencia, pero su personalidad es idéntica a la de su padre, por eso lo llamo Little Donald», dijo Melania de su hijo durante una entrevista.

Barron no será, sin embargo, el niño más joven en vivir en la Casa Blanca, ya que Sasha Obama tenía siete años cuando su padre fue electo por primera vez. Además de ellos, los únicos otros que han jugado en los pasillos de la residencia presidencial son los de J. F. Kennedy. Cuando apenas se estaba lanzando como candidato, el ahora mandatario de Estados Unidos dijo a la revista «People» que su hijo menor estaba un poco nervioso ante la idea de mudarse a Washington. «Le da un poco de miedo», admitió, «cree que le vamos a alejar de sus amigos. Pero yo le digo que, si llego a ser presidente, podré ayudar a las personas, y a niños como él. Eso le contenta», explicó entonces Trump. Quizá su preocupación tenga que ver con que, en la Casa Blanca, tendrá tan sólo una habitación, mientras que en su ático de la quinta avenida de Manhattan, de tres plantas, sus aposentos ocupan una entera.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment