Reason Play Microgaming

La pasión turca de Pronovias

Aunque ellos lo valoran como «algo íntimo y familiar», pero con doscientos invitados flor y nata, ya la consideran la boda –más bien bodón– del año. Aún alejada del estival bullicio barcelonés, atemperado por los calores vacaciones, no fallará ninguno de los convocados. Y no sólo en pos del aire más fresco de Puigcerdá, centro de la Cerdaña, sino por el romántico atractivo del enlace. La pareja fue bautizada admirativamente como «pasión turca» prueba de cómo conmocionó a la burguesía barcelonesa, cuando el empresario turco fundador de Pronovias, Alberto Palatchi Bienveniste, se instaló en la Ciudad Condal en 1922. Provocadora manera de volver a las raíces de los Palatchi. Como Isak Andic, dueño de Mango, que es tan internacional como Pronovias, los Palatchi tiene sus orígenes en la capital otomana.

En un principio, como Tito Palatchi había depositado la mayores esperanzas de herencia empresarial en su hija Gabriela –entonces responsable del sector productos– el noviazgo de la pareja generó el drama, la negativa y hasta la incomprensión del padre. Sólo el «amor sin barreras», como se retituló «West Side Story» en España, lo ha vencido todo. Y este anochecer, tan luminoso cerca de los Pirineos, se darán el «sí, quiero» ganado a pulso y combatiendo oposición.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment