Reason Play Microgaming

Chabelita Pantoja y Rocío Carrasco o como complicar las cosas

Coinciden en el tiempo la reaparición de Rocío Carrasco, amadrinando un musical sobre su madre, la gran Rocío Jurado, y la aparición de Chabelita Pantoja en el “Deluxe”, el mismo día en el que su madre actuaba en Las Palmas de Gran Canaria. Dos historias de desgarros familiares que lejos de aliviarse se van agravando cada vez que alguno de los implicados abre la boca o, simplemente, habla con los gestos.

A estas alturas de la película que empezó justo tras el final de Rocío Jurado, su hija parece empeñada en reducir su círculo a un punto en el infinito. Menos mal que su amiga Terelu Campos sigue justificando la actitud de Rocío Carrasco, peleada con todo el mundo, en base a un misterio oculto de aquellos que cuando salen a la luz pueden cambiar el curso de la historia. Pues basta ya de tanta intriga, si para entender a Rocío Carrasco hace falta conocer qué pasó para que sus hijos la repudiaran ya empieza a ser hora de saberlo, toda vez que Rocío y David son mayores de edad y pasara lo que pasara, aún hay tiempo para que la madre y los hijos intenten recuperar la relación. Una intriga paralela a la que anuncia Terelu sería por qué las Campos no han intermediado en ese conflicto familiar si ellas saben la razón del sufrimiento y es cierto que Rocío Carrasco quiere recuperar a sus hijos. Lo que parece, desde hace años, es que Rocío Carrasco ha renunciado a todo lo que tenga que ver con Antonio David Flores, hijos incluidos, pero si no es así ya es hora de iniciar otra vía.

Que Rocío Carrasco se haya peleado con toda su familia no ayuda a la comprensión total del personaje. Vale que en los temas de herencias no existen ni hermanos, ni padres y mucho menos tíos o primos, pero no puede ser que todos, absolutamente todos los Mohedano estén de un lado y Rocío Carrasco de otro. Chayo Mohedano, la única de la familia que se relacionaba con su prima, ha sido la última en salir del círculo pero en realidad estaba fuera desde hacía muchos años, desde que influenciada por su madre, Rosa Benito, creyó ser la reencarnación de la Jurado.

Mientras Rocío Jurado, la pobre, descansa en paz como se merece, su colega Isabel Pantoja pena por los escenarios los desaires de su hija Chabelita, sin duda la más espabilada de la familia aunque no haya encontrado otro “modus vivendi” que el de ir contando su vida y sus relaciones familiares a cambio de un pecunio. Chabelita que, no nos olvidemos, se quedó embarazada con solo 17 años es una superviviente nata, capaz de pasar de novio a novio y volver a la casilla de salida; de quedarse con Dulce, (la asistente de Isabel Pantoja, primero amada y luego repudiada); de cambiar de casa como de camisa y, sobre todo, de tener la habilidad para realizar un crudo retrato de los interiores de “Cantora” y tener credibilidad. Cómo no va a ser cierto lo que dice, si no únicamente su hermano, Kiko, le enmienda la plana presentándose como el hijo ideal frente a ella, sino hasta su prima Anabel Pantoja aprovecha la ocasión para presentarse también como la alternativa filial a su prima. Ese es el tema, en realidad el clan Pantoja siempre ha considerado, y así han diferenciado a la una de la otra, que Anabel es de su sangre y Chabelita, no.


Source: Love is

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment