Reason Play Microgaming

Encontronazo entre Samanta Villar y una ‘buena madre’

Cuando está a punto de cumplirse un año de la polémica que suscitó Samanta Villar aportando otra óptica diferente al concepto de maternidad que muchos tenían en mente, la periodista continúa recibiendo ‘reprimendas’ por sus palabras. Regañinas por contar lo que otros no han contado. Tirones de orejas por no adecuarse a lo que se esperaba de ella. Miradas de desaprobación por #malamadrear. La última tuvo lugar en el Chester de Risto Mejide, donde una ‘Buenamadre’ acusó a la comunicadora de hacer márketing con sus ideas acerca de la maternidad para vender más ejemplares de su libro.

Antes de seguir con el encontronazo dialéctico entre la ‘Buenamadre’ y la ‘Malamadre’, representada aquí por Samanta, conviene explicar este concepto que tan popular es en la red gracias a su creadora, Laura Baena: “la llegada a la maternidad fue un golpe de realidad, el descubrimiento de que todo no es color de rosa y de que la conciliación no existe. El Club de Malasmadres tiene una clara vocación de desmitificar el concepto de maternidad que arrastramos de generaciones pasadas, de luchar por una sociedad mejor, más igualitaria y corresponsable y de reírnos de nosotras mismas y nuestras imperfecciones”. A eso nos referimos cuando utilizamos este adjetivo.

Regresamos al Chester. “No hacía falta tu libro. Basta con mirar a nuestras madres, a la sociedad, a las amigas, todo el mundo te habla de lo duro que es la maternidad. La sociedad retrasa la maternidad hasta una media de 35-40 años para “poder vivir antes”. La responsabilidad no era contarlo, la responsabilidad era hacerlo con madurez y sensatez, sabiendo que es lo más importante que puede hacer una mujer o un hombre, traer una vida al mundo, para amarle más que a ti mismo (…) creo que tus declaraciones son una técnica de márketing para vender el libro, me cuesta muchísimo comprender que una madre que, dice, quiere a sus hijos y ya los tiene en brazos sea capaz de hacer las declaraciones que has hecho. Te animo a que mires la maternidad desde un punto de vista más generoso”. Ese era el discurso de Cristina Ysasi, la madre ánonima que visitaba el programa de Risto para rebatir a Villar, quien le propinó un zasca que, esperamos le haya hecho pensar. “Oye, tienes hijos ¿verdad? ¿Cuándo crezcan les vas a decir que juzguen a alguien sin conocerla?”. “Tú le dirás a tu hija que antes de juzgar, conozca, ¿por qué no haces eso conmigo?”. Escasos segundos atrás, Cristina hablaba de ser un buen ejemplo para con sus descendientes. “A la hora de educar, es muy importante el ejemplo que le des con tu propia actitud. Decir que yo digo esto como una técnica de márketing no me parece de buena educación. Ten cuidado con eso”.

Samanta aprovechaba para recordar a Cristina que las madres, así como todas las mujeres, estamos juntas en el mismo barco. Se trata de remar juntas, no de señalarnos con el dedo ni lanzar juicios inquisitorios contra otras. “Estamos todas juntas”. Pues sí, aunque, a veces, nos empeñemos en separarnos, haciéndonos más débiles y, sobre todo, creándonos culpas y daño.


Source: Love is

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment