Las sombras y rumores sobre la boda de Ana Boyer y sus invitados

Cuando Ana Boyer y Fernando Verdasco anunciaron su compromiso todo eran sonrisas en la casa de los bombones dorados. La benjamina de Isabel Preysler va a pasar por el altar con un hombre del gusto de su madre el viernes 8 de diciembre, y lo hará con una boda de ensueño en una paradisíaca isla del Caribe. Sin embargo, se rumorea que el enlace podría ser tan solo una gran fiesta llena de apariencias.

¿Qué podía ir mal? Ni más ni menos que la elección de los invitados. La decisión de la pareja de celebrar un enlace íntimo ha limitado mucho a las personas escogidas para pasar una fecha tan especial con ellos y las primeras decisiones dejaron en evidencia que las buenas relaciones no son tantas en la familia más elegante del panorama social español.

La muerte de Miguel Boyer supuso la fractura total entre los primeros hijos del ex ministro y la viuda de su padre y su hermana Ana. El trato de la hija pequeña de Boyer con sus hermanos Miguel y Laura nunca ha sido tan fluido como con sus hermanos por parte de madre y, a fecha de hoy, es inexistente por lo que los hijos de Miguel serán dos ausencias prácticamente aseguradas. “Isabel Preysler se preocupó de que Ana Boyer no nos tuviera cariño”, llegaba a decir Laura Boyer en una entrevista.

Que Ana no invite a sus hermanos, con los que no tiene trato, no supondría un gran problema para su familia más cercana, pero su principal duda residía en la pareja de su madre. La rapidez con la que Isabel Preysler rehízo su vida tras fallecer Miguel Boyer no sentó bien a su hija pequeña que, parece ser, no ha terminado de aceptar a Mario Vargas Llosa como parte de su familia y, por ese motivo, se habría mudado con Verdasco y dejado la casa familiar.

Sin embargo, las dudas han quedado disipadas al saber, según recoge El Español, que tanto la madre de Ana Boyer como el escritor aterrizaron el viernes pasado en Mustique, una de las Islas Granadinas. La pareja habría llegado antes al lugar de la ceremonia debido a que Isabel está ayudando activamente en la organización de la ceremonia. Por otro lado, Tamara Falcó se aseguró también de desmentir dichos rumores de discordia cuando declaró a La Otra Crónica que dichas suposiciones eran una “tontería” y que Vargas Llosa no estuviera invitado a la boda era “un pufo”.

Los que sí están invitados al enlace son los hermanos de Ana por parte de madre. En primer lugar, no podía faltar Tamara Falcó, que además tiene un papel fundamental en la organización de la boda. Además, la novia tiene una bonita relación con sus hermanos Iglesias, los tres hijos que su madre tuvo con el cantante: Enrique, Chabeli y Julio Iglesias Jr. . Este último será el encargado de llevarla al altar y su padrino.

Por parte del novio los invitados cogen aires del mundo del deporte y del flamenco. Como era de esperar, gran parte de la familia de Fernando Verdasco se ha desplazado hasta el Caribe para compartir con él este momento tan especial, entre los que se encuentran sus hermanas Ana y Sara. Sara está casada desde hace ya más de un año con Juan Carmona, hijo del cantante Antonio Carmona, un hombre con sangre gitana que, quién sabe, podría lanzarse a amenizar la noche.

Hace unos días también llegaron ya a la isla José Verdasco y Olga Carmona, los padres del tenista. Y entre sus más íntimos y que, por supuesto, no podían quedar fuera de este día, se encuentra su gran amigo y compañero Feliciano López. Y a pesar de que todavía no se ha confirmado su asistencia, también se espera que asista el tenista Rafa Nadal, con quien Fernando mantiene una relación cercana.

Pero no todos los nubarrones negros tienen que ver con los invitados en la boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco. Y es que el hecho de que algunos invitados subieran fotografías en la isla hace ya una semana ha hecho levantar los rumores de que la pareja podría haber celebrado su enlace el viernes 3 de diciembre. Por otro lado, la periodista Paloma Barrientos va más atrás y especula que la pareja podría llevar casada desde hace mucho debido a una cuestión legal. El tenista debe residir en Doha (Qatar) por motivos laborales, pero “el problema es que hay que cumplir las leyes que rigen ese país en el que no está permitida la convivencia marital sin papeles oficiales que demuestren que la pareja está casada legalmente“, escribía Barrientos en Vanitatis. En ambos casos, se especula que la pareja ha estado jugando al despiste para cobrar la exclusiva.


Source: Love is

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment




Publicidad:construccion piscinas valencia puertas
Publicidad:asnef Psicologo pozuelo Buen dentista en Madrid cerrajero 24h madrid obras y reformas Madrid sillones director de madera
Publicidad:PAGERANK