Reason Play Microgaming

¿Cómo saber si nado bien?

Según la RAE, el verbo NADAR se define como trasladarse en el agua, ayudándose de los movimientos necesarios, y sin tocar el suelo ni otro apoyo.

Lo de hacerlo de forma apropiada y sin riesgo de lesiones es otro cantar. Steven Shaw fue un nadador profesional, hasta que como a otros gurús de exitosas y populares disciplinas físicas, una lesión le alejó de la competición y le llevó a investigar en un método que aplicase la Técnica Alexander a la práctica de la natación. Como ya hicieran Joseph Pilates o Bikram Choudhury con sus archiconocidas disciplinas, hace 25 años Steven creaba en su Inglaterra natal una metodología que bautizaría como ART OF SWIMMING (www.artofswimming.com).

En una sola frase él lo define como “un método que te enseña a obtener los beneficios más saludables de la natación”. En su India natal, Bikram Choudhury implantó y exportó con gran éxito su variante de hot yoga a 40 grados y de 90 minutos de duración, bajo la promesa de “dame 30 días y te cambiaré tu cuerpo”. En su caso, Steven Shaw “solo” nos pide 20 minutos diarios, durante 3 días a la semana para obtener un notable cambio en nuestro cuerpo, nuestra salud y nuestra mente.

En el Reino Unido 1 de cada 5 personas no sabe nadar, y de ese 20%, una gran mayoría tiene fobia al agua. Con esos datos, un recién licenciado en Filosofía y Políticas por la Universidad de Manchester decidió un buen día lanzarse a la piscina, como tantas veces antes en su vida, pero aquella en concreto además de manera metafórica. Alejado de las largas jornadas de entrenamiento y competición de sus años de juventud dentro del agua, sentía que podía hacer algo que ayudase a los demás, en tiempos donde ya preocupaba más el verse fuerte y musculado que sano. Desde luego, tal es su pasión por el medio acuático y por este deporte que no duda en tirarse al suelo las veces que hagan falta para explicarte dónde radica la perfección en una brazada o para reproducir el óptimo movimiento de las piernas. Su visita a Madrid coincide con la nueva formación de entrenadores personales de su método, que ya alcanza la cifra de 300 en el mundo entero. Steven ha escogido la cadena premium de centros deportivos HOLMES PLACE (www.holmesplace.es) para la implantación de su técnica en España, dado según nos cuenta, el “sobresaliente concepto de salud que aplican al deporte”. Allí nos citamos con él, para conocer su metodología fuera y dentro de la piscina.

Ipad con carcasa submarina en mano, Steven te persigue cual paparazzi en cada movimiento que tus brazos, piernas, tronco o cuello realizan en el agua. La finalidad es grabar tu técnica original, antes de recibir ninguna instrucción, para acto seguido mostrarte el resultado de los vídeos y generarte la correspondiente depresión: efectivamente no soy un anfibio, ni mucho menos.

A partir de aquí comenzamos a entender lo que es el SHAW METHOD o ART OF SWIMMING. Al estar completamente inspirado por la Técnica Alexander, el foco está puesto en todo momento en el alineamiento y la conciencia corporal, hasta el punto de que muchos lo han definido como un “yoga coreografiado en el agua”, al tiempo que a Steven le han etiquetado como el “Buddha de la brazada”. No en vano, una de las frases que más te repite durante la clase es “intenta que el agua te nade a ti”, en clara contraposición a los movimientos descoordinados y bruscos de un nadador ocasional.

Esta técnica combate la artritis y los dolores de espalda, mejora nuestra postura en el día a día y nos proporciona una considerable sensación de bienestar. Todo ello siempre y cuando hayamos interiorizado a la perfección la técnica adecuada de respiración en el agua; sin duda, es junto a la alineación, la otra gran clave para evitar lesiones, cansarnos menos y en definitiva, nadar en plenitud.

Era inevitable preguntarle a este gurú por la figura del que muchos consideran hasta la fecha el deportista más grande de todos los tiempos: Michael Phelps. El tiburón de Baltimore, el nadador de las 28 medallas olímpicas, el deportista de la dieta de las 12.000 calorías diarias paradójicamente no es el mejor técnicamente hablando, nos confiesa Steven. Sin embargo, su fuerza, su determinación y la mentalidad ganadora que le llevó a entrenar los 365 días del año durante su época en activo, le han convertido en uno de los deportistas más laureados de la historia. Y eso que hasta los 12 años tenía pánico al agua…

De vuelta a nuestra realidad amateur, y como colofón a nuestra mañana acuática, ahora duele menos verse en el Ipad y evidenciar las mejoras conseguidas tras las indicaciones de Steven. Preguntado por el recuerdo que le gustaría que su técnica dejase al mundo de la natación, nos responde emocionado: “un método que ayudó a cambiar la vida de muchas personas dentro del agua”. Enfermos crónicos de espalda, discapacitados en silla de ruedas, o personas con una fobia al agua que les impedía incluso ducharse, ya han probado las manos, la sensibilidad y la técnica de Steven Shaw. Y sobra decir que su vida ha cambiado para mejor. Misión cumplida.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment