Reason Play Microgaming

David Bustamante: "Juro no defraudar a los míos"

Casa de América, plaza de Cibeles. Se ha corrido la voz de que David Bustamante está en la terraza ajardinada del palacete. En media hora hay una decena de personas esperando para saludarle y hacerse un «selfie» con él. «Hay días que llego a casa y me doy cuenta de que tengo como 50 “selfies” con gente que me lo ha pedido», hace saber el ex triunfito mientras recuerda que no se olvida de sus orígenes ni de quienes hicieron posible lo que ha conseguido. «Voy por la calle y siento que la gente me quiere, soy como alguien de casa», añade.

En 2002 David vivió una odisea en la localidad cántabra de San Vicente de la Barquera, donde se bajó de los andamios para instalarse en Madrid y comenzar una prometedora carrera musical. Trayectoria que le ha llevado a conseguir ni más ni menos que 15 discos de Platino, vender más de un millón de discos, hacer 14 giras y, por si fuera poco, publicar 9 discos. El último se estrena, por cierto, este próximo viernes. Se titula «Amor de los dos» y es un guiño a esas canciones que se crearon cuando él aún ni había nacido. «En este disco hay canciones de los años 30 y 40», revela el cantante mientras admite que es una época que le encanta porque en ella «hay lágrimas en la voz». Reconoce, además, que no le habría importado «vivir en blanco y negro», pues se identifica «mucho con esa estética».

Eso sí, quien espere encontrar mariachis y canciones con voz quebrada por el alcohol y el desgarro en este nuevo álbum no las encontrará: «Lo podía haber hecho, pero yo no soy mejicano y habría sido como si un americano viene aquí y quiere cantar cante jondo», admite el cántabro. Recuerda, no obstante, que sí ha llevado las canciones mejicanas a su terreno y a su tesitura.

Bustamante canta al amor y lo tiene muy claro al respecto: «Mi hija es la mejor persona que he conocido en mi vida. La quiero con locura y no sé cómo he podido vivir sin ella». Tiene, por cierto, el tatuaje de un dragón en el brazo derecho y, poniendo a Dios por testigo, jura «no defraudar» a los suyos.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment