Reason Play Microgaming

David Flores también abandonará la casa de su madre

El jueves, David, hijo menor de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, cumple 18 años y todos los rumores apuntan a que seguirá el camino de su hermana Ro y decidirá vivir permanentemente con su padre, que ya afirmó clara y rotundamente hace un par de meses en una revista del corazón: «Dice que ya no quiere volver a casa con su madre. No está bien allí. Quiere vivir con sus hermanas, Ro y Lola, conmigo y con mi mujer, Olga». El ex guardia civil no quiso iniciar antes los pasos legales por respeto a que finalizara sus estudios en un colegio especial madrileño. El joven, según se ha publicado, sufre el Síndrome de Angelman, una enfermedad de causa genética que se caracteriza por un estado aparente de alegría permanente, con risas en todo momento, un retraso en el desarrollo, una reducida o nula capacidad lingüística y escasa receptividad comunicativa y coordinación motriz, con problemas para mantener el equilibrio y moverse. Aunque también, en estos años, se ha pronunciado el nombre de otra enfermedad en relación con el hijo de Rocío Carrasco y Antonio David: el síndrome de Williams, que se asemeja al anterior, ya que está caracterizado por un trastorno del desarrollo, pero éste se asocia a una malformación cardíaca. David cursa el primer año de los dos que completan la titulación en técnico de gestión administrativa. Ahora que ya lo ha hecho, puede seguir estudiando en Málaga, donde vive su padre.

Cuando se le pregunta a Rocío Carrasco por los problemas maternofiliales, da la callada por respuesta. Además, en un día tan especial como el de su boda con Fidel Albiac, el pasado verano, ninguno de sus hijos la acompañaron. Una persona cercana a la familia Flores cuenta a LA RAZÓN que «David es muy feliz en Málaga, se siente querido y protegido. Desde que su hermana se marchó de la casa materna, el muchacho lo ha pasado muy mal, porque están bastante unidos. Es fácil de entender que quiera vivir con Ro». Además, añade que «su relación con Fidel no es demasiado satisfactoria, se puede decir que no existe entre ellos el ‘‘feeling’’ que a Rocío Carrasco le gustaría».

Por su parte, Antonio David no quiere iniciar una nueva guerra con su ex mujer y menos poniendo al hijo de por medio: «Es mejor no hacer declaraciones al respecto. Es un tema privado. No insistas, no voy a hablar». Pero un buen amigo suyo, comenta sobre el tema: «Antonio sería el hombre más feliz del mundo si pudiera compartir el día a día con su hijo. Lo ha pasado muy mal todos estos años en los que apenas se han visto, y ahora quiere recuperar por todos los medios esa relación». Otra persona del círculo más íntimo de Ro afirma que «está como loca ante la idea de que viva con ella para siempre. Le quiere mucho y sabe que a su lado será más feliz. Ro nos ha contado cosas horribles de lo mal que se sentía en Madrid, porque Fidel Albiac era siempre muy duro con ella. Nunca congeniaron demasiado y la verdad es que no puede ni ver a ese hombre».

Precisamente, unas fortísimas declaraciones de Rocío contra su madre incendiaban Instagram esta misma semana: «A mí no me pasa nada con mi madre. Me da igual. Ni me va ni me viene». Su postura con ella es muy clara y tajante. Ya lo dijo en otra ocasión: «Mi madre se llama Olga»– refiriéndose a la actual esposa de su padre y madre de su hermana pequeña Lola. La última vez que hablamos con Antonio David nos contó un episodio tristísimo ocurrido en unas anteriores vacaciones de Navidad. «Tuvimos que ingresar a mi hijo en el hospital por una neumonía. Pasamos el día de fin de año y el de Reyes en el hospital y allí le llevamos los regalos. Intenté hablar con Rocío para llevarme al niño a Málaga, a lo que ella respondió: ‘‘Cualquier cosa relacionada con mis hijos, al juzgado”».

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment