Reason Play Microgaming

El artículo de Lomana: Palabras que aburren

Las palabras nos construyen como seres humanos. Todos estamos habitados por un tejido interno de vocablos que vamos aprendiendo a lo largo de nuestra vida. Aprendemos a hablar y nombrar lo que nos rodea porque otro, en primer lugar nuestros padres, nos lo enseña. También desde la infancia dependemos de las palabras que nos dedican… Hay palabras que curan, otras que nos hieren y otras que se gastan de tanto utilizarlas; palabras que tuvieron sentido y lo tienen si se emplean con fundamento, pero que aburren, e incluso molestan, cuando se vacían de contenido. Dos de esas palabras son feminismo y machismo. Cualquier tontería, cualquier nimiedad, hasta una inocente camisa que ha sacado Zara con manchas de pintura y manitas de niños con el nombre de «camisas de madre con hijos en edad de hacer manualidades» ha sido acusada de machista. Creo que algunas mujeres tienen demasiados complejos y deberían hacérselo mirar. La mejor forma de defender nuestra valía es demostrarlo con nuestra profesionalidad. Nunca me he sentido inferior a mis compañeros de trabajo ni me han tratado de forma diferente por ser mujer. Las mujeres están demostrando unas cotas de poder y una valía en todos los campos y profesiones, por los que debemos sentirnos muy orgullosas. No es que yo sea una entendida en deporte, pero no hace falta serlo para reconocer con júbilo extraordinario el papel de nuestras féminas en las Olimpiadas. Ha sido espectacular. Como no puedo mencionar a todas voy a referirirme a las que más me han llamado la atención. Carolina Marín, campeona del mundo en un deporte como el bádminton, que era un coto cerrado, sólo asequible a deportistas orientales. Mireia Belmonte ha ganado un oro en natación. No recuerdo España con medallas de oro en natación, tampoco en hombres. Y qué decir de Ruth Beitia y su estratósferico salto de altura que la llevó también al oro olímpico. Geniales las tres. A las tres les envío mi más sincera y emotiva felicitación.

Esta alegría estoy segura de que es compartida por muchos hombres. Es hora de dejar de mirarlos como enemigos. Son nuestros compañeros de vida, nuestros amigos, nuestros padres… En muchas ocasiones, cuando no podemos con la vida es él quien nos dice «palabras que curan»: «No estás sola, me tienes a tu lado y siempre estaré cuando me necesites».

Deberíamos hacer un examen de conciencia respecto a nuestra actitud hacia ellos, de egoísmo, de no meternos en su piel y en sus problemas, de sólo querer que nos comprendan sin pensar si nosotras les comprendemos a ellos. Dejemos de hablar de machismo e intentemos utilizar la palabra compañerismo. Seamos mujeres fuertes, con criterio, pero también dulces y protectoras, y quizá la relación con nuestras parejas será más placentera. Y hablando de parejas, esta semana estuve en una preciosa fiesta de cumpleaños y mucho más de Emiliano Suárez. Nos convocó en el jardín de la casa de sus padres ofreciéndonos un magnífico recital lírico para terminar dándonos la sorpresa, y enorme alegría, con un vídeo de su boda secreta… Fue un «fiestón». Entre los invitados estaban mi querida «pandi» de Alaska, Mario, Topacio Fresh, Loles León, Bibiana Fernández, también Ana Rosa Quintana, Luján Argüelles y muchas caras conocidas de la sociedad de Madrid y Bilbao, ya que los Suárez son bilbaínos. Esta familia siguió celebrando septiembre con un magnífico desfile de Aristocrazy y posterior cena en el restaurante Amazónico. Lugar fantástico que no deben perderse. Eso sí, reserven con tiempo. Y mañana me pondré tacones y morritos rojos para acompañar a mi querido sobrino Guillermo en su boda. «Feliz weekend» a todos.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment