Reason Play Microgaming

El chef que susurra al terruño

En una pequeña aldea de no más de setenta habitantes, de nombre La Salgar, situada en el oriente asturiano y con los Picos de Europa de fondo, se encuentra Casa Marcial. Es el refugio de los Manzano, el mismo en el que nació y creció el cocinero mientras sus padres regentaban una casa de comidas en un «terroir» entre el Cantábrico y el Sella. Hoy, el espacio cuenta con dos estrellas Michelin y tres soles Repsol, además de haberse convertido en un destino gastronómico de visita obligada. Para beberse la historia de esta familia y del templo culinario, merece la pena tener entre manos «Casa Marcial. La cocina de Nacho Manzano», (Planeta Gastro): «Se trata de un restaurante singular en el que mi bisabuela atendía una tienda lagar y mi madre cocinó luego por encargo», relata el cocinero, quien no se imagina en la práctica de otro oficio. A los 13 ya tenía claro que lo suyo era perderse entre fogones. Por casualidad, cocinó una receta tan aplaudida, que se ha mantenido en la propuesta del restaurante hasta hace bien poco para luego pasar a la carta de Gloria, un concepto de negocio informal . No era otro manjar que un torto de maíz, un humilde bocado de campesinos que su madre bordaba por su sabor intenso y textura deliciosa, al que se le ocurrió incluir su versión del pisto con cebolleta, nata, mantequilla, cabrales y huevos: «Cuando regresé de mi periodo de aprendizaje en Casa Víctor, no quise que faltara en casa. Me parecía desleal copiar platos que había aprendido en el lugar en el que me había formado», explica.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment