Reason Play Microgaming

El gurú del yoga de los 700 millones de dólares

Había un problema en el Estado de Haryana, uno de los 20 de India, situado al norte del país. Tenía que ver con los trabajadores y podía afectar a la economía. Entonces, el gurú de yoga Baba Ramdev se ofreció a hablar con ellos. Les enseñó esta práctica para que estuviesen más motivados y trabajasen más. «Las industrias pagan mucho dinero a la gente para que dé discursos que motiven. Yo lo haré gratis. No puedo ir a todos los sitios, pero podemos hacerlo en un espacio grande», dijo el gurú. Y funcionó. Cuando la nación protestaba contra la corrupción, también se ofreció. Baba Ramdev sabía cómo afrontar el problema. Enseñó a la gente a practicar yoga. A purificarse. A meditar. A tratar su cuerpo como su templo. Y funcionó.

Ahora, este hombre santo, cercano al primer ministro, Narendra Modi, está a punto de cambiar las reglas del juego en el mercado de la India, del que tan pendiente está Estados Unidos. La relación comercial entre ambos países se cifra en alrededor de 93.000 millones de dólares y de ese monto, 34.000 son en exportaciones de Estados Unidos a India. Al mismo tiempo, Ramdev hace temblar a las multinacionales, que hasta ahora controlaban a una población de 1.250 millones de habitantes.

Primero logró fama nacional a través de sus clases de yoga en televisión. Y ahora va a ampliar el negocio con la venta de productos de consumo, con lo que pretende ganarles terreno a las grandes corporaciones. La empresa Patanjali Ayurved, dirigida por Acharya Balkrishna, socio de Ramdev, como también la superestrella de Bollywood Shilpa Shetty, vende ya cerca de 500, entre pasta de dientes, champús y otros artículos de cuidado personal a base de hierbas naturales. De ahí van a las pequeñas tiendas, donde comparten espacio con los cereales y las sopas de fideos instantáneas que también comercializa.

Las ventas de Patanjali ascendieron a 300 millones de dólares entre marzo de 2014 y febrero de 2015. Pero este año las previsiones podrían duplicarse y ser superiores a los 750 millones. Todo basado en la percepción de que son más saludabes, naturales y baratos que los de la competencia. Y los gigantes del sector toman nota. Tampoco le pierden de vista los departamentos que analizan los mercados en los diferentes bancos internacionales. En el informe del mes pasado del HSBC se explica que «el aumento de Patanjali ha sido meteórico. Supone un desafío para las compañías que han dominado el mercado durante años. Su modelo de negocio está reescribiendo las reglas de la estrategia de márketing también en la India».

A pesar de su éxito en los negocios, Ramdev no abandona los principios que le han llevado a tener millones de seguidores a partir de sus enseñanzas de yoga. Desde el punto de vista financiero, no sigue el patrón de las compañías de conseguir los máximos beneficios. Él lo considera parte de su misión para relanzar la economía de su país. Igual que Mahatma Gandhi cuando pidió a los hindúes que renunciasen a los productos extranjeros durante la lucha anticolonial. «Esto no es un negocio. Nuestro objetivo es la salud humana y conseguir una nación acaudalada», reconoce a los periodistas extranjeros en su país, ávidos de encontrar un truco que parece no existir.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment