Reason Play Microgaming

El hombre que nunca olvidó que fue pobre

Una de las mayores corporaciones cerveceras del mundo, el Grupo Modelo, que emplea a más de 37.000 trabajadores y posee inmobiliarias, empresas de vidrio y de envases de aluminio, fue de propiedad vasca y leonesa hasta 1994, cuando salieron a Bolsa y entraron nuevos socios. El 31 de agosto murió a los 98 años Antonino Fernández, el último presidente leonés de esa compañía puntera a nivel mundial e instalada en México.

Pablo Díez Fernández, un leonés de Vegaquemada, una pequeña aldea de la Ribera del río Porma, a unos 29 kilómetros de León, emigró de España, como tantos otros en época de precariedad, para «hacer las Américas». Díez se instaló en México con fortuna y al poco se convirtió en socio de una empresa cervecera que ya tenían en marcha desde 1922 dos vascos, Iriarte y Oyamburu. Ocho años después las circunstancias empresariales pusieron al leonés al frente de la compañía de la que más tarde se convertiría en propietario. Al no tener hijos, pensó en la familia que había dejado en su pueblo de León y así fue como Antonino Fernández, que con sólo 20 años se había casado con Cinia González Díez, sobrina de don Pablo, se presentó en las instalaciones cerveceras en México dispuesto a trabajar en lo que le mandaran. Tan sólo contaba con su experiencia como policía local en León, ya que había tenido que abandonar los estudios a los 14 años, y en Modelo fue pasando de mozo a encargado y más tarde a administrativo, hasta llegar a presidente del conglomerado empresarial en 1971, sustituyendo a su tío hasta 2005, cuando con 88 años dejó sus cargos ejecutivos.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment