Reason Play Microgaming

El «tabú» de la relación de Macron

La primera dama de Francia ya tiene una primera biografía: «Brigitte Macron, la emancipada». Su autora es Maëlle Brun, redactora de la revista Closer, la misma publicación que desveló la bomba político-mediática sobre la relación secreta de François Hollande y la actriz Julie Gayet.

El libro está hecho a partir de medio centenar de entrevistas con personas que se han cruzado a lo largo de los años con Brigitte Macron, e intenta desvelar su personalidad. La presencia de esta mujer de 64 años al lado del presidente de la República francesa, 24 años más joven que ella, intriga.

La autora afirma que no es una biografía autorizada, pero que ha estado en contacto con el gabinete de la primera dama a la que ha enviado una serie de preguntas que le han sido contestadas. A lo largo del libro

aparecen la niñez entre algodones de la pequeña de los Trogneux, su juventud burguesa, su carrera como profesora, la complicidad con sus alumnos y su primera aventura política en las elecciones de un pueblecito de Alsacia, en 1989. Todo un conjunto de anécdotas que permiten conocer con más detalle la personalidad de la primera dama, pero que se queda a las puertas de su intimidad. Maëlle Brun no ha logrado saber cuándo comenzó realmente la relación amorosa de la pareja. «Es un poco tabú», reconoce la escritora.

Recoge el primer encuentro entre Emmanuel Macron, entonces un adolescente de algo más de 14 años, y la profesora de francés, que en aquella época se llamaba Brigitte Auzière. La primera noticia que Brigitte tuvo de la existencia de Macron fue a través de su hija Laurence, amiga del joven: «En mi clase hay un loco que sabe todo de todo», contaba Laurence a su madre.

El libro también consagra unas líneas a André-Louis Auzière, el primer marido de Brigitte. Se trata del hijo de un alto funcionario, nacido en Camerún. «Tras realizar sus estudios en París y comenzar su carrera en

la banca» conoce en Touquet a Brigitte Trogneux. Ella acaba de cumplir 21 años cuando se casan, en 1974. Un año después nació su primer hijo, Sébastien, y después vendrían Laurence (1977) y Tiphaine (1984).

“Él estaba un poco en un segundo plano. Amable, pero no muy hablador», cuenta una amiga de la pareja. La noticia de que su esposa le engañaba con uno de sus alumnos, le habría desbastado: «Estupefacto, escribe la autora, abandona la casa de la calle Saint-Simon, y nunca más regresó».

A pesar de ello, el divorcio entre la pareja no fue pronunciado hasta diez años más tarde.

De su época adolescente sabemos ahora que Brigitte era popular entre sus amigas, que hacía las veces de celestina para entregar las cartas de amor de sus amigas internas en el colegio o que tenían padres demasiado estrictos. «Daba muchos consejos sobre los enamoramientos. Sin duda había aprendido de la experiencia de sus hermanas», cuenta una de sus amigas a la autora.

Ahora también sabemos que Brigitte sentía pasión por el patinaje artístico y practicó este deporte durante tres años. Además, antes de ser profesora, trabajaba en un gabinete de prensa, pero tuvo que dejarlo

porque trasladaron a su marido a Estrasburgo.

Fue allí donde tuvo una primera incursión en la política, en las municipales de 1989, y donde reveló su capacidad para liderar un proyecto y entusiasmar a los participantes, aunque ella ni siquiera figuraba en la lista.

Como indica la editorial L’Archipel en la presentación del libro, Brigitte Macron es una personalidad «que intriga a los medios de todo el planeta», pero esta obra no va a satisfacer su curiosidad.


Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment