Reason Play Microgaming

Enrique Iglesias es el mejor apoyo de Tamara Falcó

La simpática Tamara Falcó lleva unos días haciendo frente al intenso debate que se ha instalado en la opinión pública sobre los cambios físicos que ha venido experimentando desde que hace unos meses le diagnosticaran un problema de tiroides, pero lo cierto es que ella es la primera en tratar de restar importancia al asunto confesando que, aunque al principio le resultó muy difícil asimilar que había ganado unos kilos de más, su familia y en especial su hermano Enrique han jugado un papel fundamental a la hora de hacerle entender que la apariencia no deja de ser un aspecto secundario en su vida.

“Me ayudan mucho, la verdad, y el primero mi hermano Enrique, que me dice: ‘¡Y qué más da!’. Será un tópico, pero cuando quieres a alguien, no solo ves su físico”, explica a la revista ¡Hola! tras compartir el estado de sorpresa en el que todavía se encuentra tras comprobar en primera persona los efectos que para su figura ha tenido la enfermedad. “Cuando me miro al espejo no me reconozco”, admite.

La ahora diseñadora de moda, quien cumplió 35 años a principios de esta semana, también ha puesto de manifiesto que su autoestima ya no se ve tan afectada como antes por las transformaciones que ha vivido en el plano estético, sobre todo porque no se ve en la obligación de cumplir con las expectativas que terceras personas puedan tener sobre ella por el mero hecho de ser la hija de Isabel Preysler.

“Puede que, por tener el apellido Preysler, te exijan más físicamente, pero a mí eso me da exactamente igual. No voy a hacer las cosas en base a lo que piensen otros”, se reafirma la extrovertida Tamara.

Tal es la seguridad en sí misma que proyecta Tamara estos días y la escasa relevancia que le da a una cuestión que considera trivial, que no duda en bromear sobre un hipotético futuro en el que acabe teniendo que presentarse ante los reporteros completamente desprovista de su larga cabellera.

“Cuando ya había ganado algo de peso, el médico me dijo: ‘Prepárate ahora para que se te caiga el pelo. Y dije: ‘¡No! Gorda y calva, eso sí que no’”, reveló en tono jocoso.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment