Reason Play Microgaming

La otra Doña del Marqués de Griñón

Todo comenzó en la vinoteca Dom Vinos, en la confluencia de dos barrios malagueños con mucha solera, el de la Victoria y el de Capuchinos, uno del centro de la ciudad donde reside la familia Doña Morales y donde un primo de ellos, Antonio Fernández, regenta un local afamado por su buen comer y su buen beber.

El primo tabernero, que reconoce despachar con agrado los productos que comercializa el marqués de Griñón, ya conocía al novio de su prima Esther de otras catas. Cuando Antonio supo que Carlos Falcó tenía intención de reunirse con sus distribuidores malagueños, se prestó a organizar una cena con cata de vinos, aceites y viandas en su establecimiento: «Como no es frecuente que don Carlos nos visite, quise organizarle una cena en la que se encontrase a gusto e invité a mis primos. Sólo pudieron venir Esther y su hermano José y algunos amigos con los que yo sabía que él estaría cómodo. No es raro que se fijase en mi prima porque es una mujer estupenda». Esa noche se conocieron y meses más tarde, Carlos Falcó y Esther Doña han formalizado su relación como pareja de hecho en Madrid.

Serían apenas veinte personas las que disfrutaron de aquella velada, que no han repetido, pero dado que las hermanas hacen gala de sus raíces malagueñas, no es raro que ahora repitan visita al lugar donde todo comenzó. De momento, eso aún no ha sucedido; el primo lo justifica porque «la agenda de don Carlos es muy complicada».

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment