Reason Play Microgaming

La pasarela pierde polilla

La 64 edición de la MBFWMadrid comenzaba ayer a las once de la mañana aunque en realidad, los actos fashionistas comenzaban hace días con la exposición de Jesús del Pozo en el Canal de Isabel II, la presentación de MM la primera colección textil de Miguel Marinero, el desfile de Aristocrazy en una vía de tren abandonada en Chamartín y con el montaje estático de Desigual en las instalaciones del Matadero. Por fin ayer pudimos decir: ¡Qué comience el show!

Andrés Sardá intenta resumir en veinte minutos todo un año. Sus propuestas de lencería y baño nos llevan de una primavera llena de flores a un verano donde las rayas se hacen dueñas del cuerpo de unas sensuales marineras. El otoño en marrones y hojas y el invierno, sexy con transparencias y brillos.

Roberto Torretta nos sorprende en esta ocasión con una colección donde los estampados tenían bastante protagonismo junto con los elementales negro y blanco y un naranja protagonista en los fluidos vestidos de noche.

Las propuestas de lino encerado y lana fría de Devota & Lomba se materializan en vestidos «baby doll» pensados más para una galería de arte que para la vida real. Esas estructuras con papiroflexia daban paso a la optimista colección urbana y «arty» de Juan Vidal que centra su colección en la fotógrafa humanista francesa Sabine Weiss. Ella es el alma de una propuesta donde la palabra tiene una presencia fundamental en los estampados de vestidos que se retuercen simulando besos de tornillo o vestidos camiseros llegados de la estética hip hop pero que en manos de Vidal se convierten en prendas «high street».

Tras Vidal otros dos jóvenes diseñadores (no rozan los 40) ocupan la pasarela. En el último año Moisés Nieto ha visto muchas metas cumplidas (tanto a nivel profesional como personal) y eso se plasma en una colección de inspiración olímpica: «Los deportistas pasan mucho tiempo entrenando para jugárselo todo en cuestión de segundos, como nosotros», decía Nieto. A destacar, los colores del olimpismo, las prendas en 3D (han realizado la primera biodegradable en 3D del mundo) y el grafismo diseñado por Otl Aicher para Munich 72. Como novedad, 15 prendas se ponían a la venta inmediatamente después del show y,por último, Manémané, que quiso sentar a sus amigos en la misma pasarela, hizo desfilar una colección con un leitmotiv: disfrutar de la moda. Lo consigue con referencias manga y emo y con la música como protagonista: «Si me preguntan, todavía estoy encontrando mi sonido», afirmaba Miguel Becer, el diseñador. El fucsia, el negro y el púrpura como colores clave, las transparencias y la reinterpretación de prendas (por ejemplo, un pantalón de cuero con la cinturilla del bóxer cosida) se mostraban con modelos femeninos y masculinos traídos estos últimos directamente de Nueva York por Becer en un guiño «agender» (sin género), quédense con esta palabra, es lo último del lenguaje de este mundo de la moda.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment