Reason Play Microgaming

Lagerfeld mezcla el eclecticismo cubano con el glamour de Chanel

Cuba volvió a impregnarse ayer del glamour de los años cuarenta y cincuenta con un histórico desfile para presentar la nueva colección Crucero de Chanel. En la pasarela se vieron guiños también a la Revolución, con prendas verdeolivo, el color de los uniformes guerrilleros, y gorras al estilo Ché Guevara, aunque en versión de lujo bordada de lentejuelas. El director creativo de la “maison” francesa, Karl Lagerfeld, combinó el eclecticismo cubano con la elegancia de la combinación del blanco y negro y el mítico tweed de Chanel.

La modelo británica Stella Tennant, musa de Lagerfeld, abrió el desfile con un look andrógino de chaqueta-pantalón en blanco y negro, zapato clásico bicolor con cordones y sombrero panamá, conjunto que revivió la sofisticación del estilo dandy que se veía entre la alta sociedad cubana en los años cuarenta y cincuenta.

Sedas y gasas sirvieron al Káiser de la moda para estampar en prendas más relajadas e informales, coloridos motivos de inspiración afro-cubana, e incluso dibujos de los clásicos coches americanos que todavía circulan por la isla conocidos como almendrones. El desfile, que no duró más de quince minutos y que recorrió el bulevar del céntrico Paseo del Prado de La Habana, culminó con la aparición de Lagerfeld y un estallido de ritmo en forma de conga cubana que sacó a bailar a las modelos en plena calle.

Sorprendidos de ver un espectáculo poco habitual en una isla comunista, por décadas ajena a los circuitos de la moda, decenas de vecinos y curiosos se congregaron en los balcones para ver desde las alturas las propuestas de la nueva Colección Crucero de Chanel, de precios inaccesibles para el bolsillo cubano.

Después del desfile, la firma trasladó su fiesta a la Plaza de la Catedral, donde se instaló un provisional “ranchón” -edificación de paja típica de la Cuba rural- en el que se bebieron cócteles cubanos, se escuchó mambo y son del Septeto Habanero y se degustaron platos elaborados por el famoso paladar “La Guarida” de La Habana.

Para completar la experiencia genuinamente cubana, todos los invitados fueron trasladados al desfile y a la fiesta posterior en los clásicos coches americanos, descapotables y de llamativos colores, que todavía circulan por las calles de La Habana. En la fiesta posterior se volvió a ver, con una llamativa chaqueta brillante que rompía la sobriedad de su clásico atuendo blanco y negro, a un esquivo Karl Lagerfeld, que hoy hizo historia en Cuba al protagonizar el primer desfile de una firma de lujo en la isla, y el primero de Chanel en América Latina.

Entre los famosos que no quisieron perderse el desfile el actor hollywoodense Vin Diesel, la supermodelo Gisele Bündchen y la antigua editora jefa de Vogue París, Carine Roitfeld. También asistieron el popular dúo Gente de Zona, el cantante Raúl Paz, la actriz y más reciente embajadora de Chanel, Ana de Armas, y la legendaria Omara Portuondo, la Diva del Buena Vista Social Club.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment