Lo veo, lo compro: de la pasarela al armario

«Si pretendemos encontrar una norma bajo la que todos los creadores estemos trabajando, nos equivocaremos. Estamos asistiendo a la diversidad total. En Madrid y en el mundo, las pasarelas se están adaptando a lo que sucede en el mercado, en el que hay personas muy diferentes que consumen de diversas formas», asegura Modesto Lomba, diseñador de la marca que lleva su nombre y presidente de la Asociación de Creadores de Moda de España. A dos días de que comience la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, muchos de los modistos que presentarán sus colecciones la semana que viene se encuentran en sus talleres ultimando detalles. Es el caso de Lomba, que por teléfono conversa sobre las tendencias que traerá esta edición. Parece que una de ellas será la del fortalecimiento del modelo «see now, buy now», que tan exitoso ha resultado para marcas como María Escoté y que incorporan ahora Roberto Verino, Juanjo Oliva y, según anunció la pasada edición, Andrés Sardá. Sin embargo, Lomba asegura que es una evolución más general, puesto que los creativos españoles están modificando sus ofertas para complacer a un consumidor transversal. «Hasta mediados de los noventa estábamos todos en el mismo código, ahora parece que asistimos al revuelo del “see now, buy now”, por lo que algunos que no hacían “prêt-à-porter” se están bajando a la calle, por decirlo de alguna manera. En cambio, los que sí hemos hecho mucho “listo para llevar” ahora apostamos por piezas en las que priman los materiales y el concepto de diseño», asegura. En su desfile serán protagonistas tejidos como la lana y el «cashmere» y «remarcaremos más que nunca el trabajo de investigación del patrón, nuestra seña de identidad».

Hannibal Laguna, cuyas pasarelas suelen estar repletas de impresionantes vestidos de noche, es uno de los que «se baja a la calle». Este año el venezolano combinará costura con algunas prendas de su colección «prêt-à-porter», la primera que realiza, que presentará oficialmente en febrero en el salón Momad, en Madrid. «Este proyecto verá la luz de manera sólida en la Fashion Week de julio, pero al hacerle este guiño quería presentar en la pasarela lo que ocurre en la calle, donde la gente combina el “prêt-à-porter” con la costura y las piezas de diseñador. Debemos beber de la calle y entender que la moda es de ida y vuelta en cuanto a la creación de tendencias», asegura Laguna, que desfilará el día 26. Por su parte, Lomba admite que, aunque no haya sucedido de manera planificada, su firma lleva años escuchando a sus clientes y desarrollando una variación del «lo veo, lo compro»: «Existe cada vez menos ruptura entre nuestras colecciones de verano y de invierno. Muchas veces una y otra son ambiguas, más de entre tiempo. Tenemos clientas que viajan por el mundo, visitan distintos climas todo el año, y por ello les da igual comprar fuera de temporada; otras simplemente no quieren perder una pieza de la que se han enamorado y la adquieren al instante. Y nosotros nunca lo hemos impedido», afirma.

Aunque Tommy Hilfiger causó mucho revuelo cuando adoptó la modalidad de venta inmediata hace dos años, la verdad es que en España ya había una precursora del «see now, buy now», María Escoté. La diseñadora comenta desde su taller, donde también está trabajando sin parar en la colección que presenta el jueves, que «tomé la decisión en tiempos de crisis, cuando tuve que cerrar mi tienda. Me di cuenta de que no tenía sentido esperar seis meses para ofrecer las prendas. El cambio, además, coincidió con el lanzamiento de mi tienda online». Explica que a diferencia de las marcas que venden la colección en el mismo recinto donde se presenta, ella la pone a disposición del cliente poco a poco en su página web. El día del desfile se puede comprar alrededor del treinta y cinco por ciento de las prendas que se vieron sobre la pasarela; una semana después aumenta a la mitad de la colección, y así sucesivamente. Escoté asegura que sí nota un incremento significativo en las compras online durante los días siguientes a sus desfiles y que el modelo le ha funcionado bastante bien.

Esfuerzo recompensado

También confiesa que, al adelantar la Semana de la Moda a enero, «ha sido todo muy apurado. Contamos con tres o cuatro semanas menos que las de costumbre y, además, se atravesó la Navidad. Pero llegaremos. Vale la pena hacer el esfuerzo para no coincidir con las demás pasarelas, aunque creo que se notará mucho más en julio». El cambio de fechas fue la gran apuesta de la directora de la MBFW Madrid, Charo Izquierdo, que insiste en que el alcance internacional de la pasarela pasaba por salir de la sombra de las de Londres y Nueva York, que comienzan en febrero. La medida tenía que ver también con otro de los objetivos de Izquierdo, el de alcanzar mayor presencia en redes sociales y en el ámbito digital en general. Como Escoté, numerosos diseñadores venden cada vez más a través de sus páginas web. Con ese fin tendrá también mucha relevancia la presencia de los compradores del portal alemán de moda Zalando, entre otros.


Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment




Publicidad:construccion piscinas valencia puertas
Publicidad:Prestamos Capital Privado Psicologo pozuelo Buen dentista en Madrid cerrajero 24h madrid obras y reformas Madrid ARREGLOS EN EL HOGAR EN MADRID
Publicidad:PAGERANK