Reason Play Microgaming

Los hijos de Ortega Cano le cortarán la coleta

Ni su maltrecho corazón ni sus 63 años han podido con su ilusión de volver a los ruedos, aunque sea por un día, y con el ánimo de que sus hijos le corten la coleta en medio de la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes, donde comenzó a vislumbrar hace más de 45 años el sueño de convertirse en torero. Este sábado, hará su último paseíllo, y en el tendido estarán sus hermanos y sobrinos, su compañera sentimental, Ana María Aldón, y sus tres hijos.

El diestro se viste de luces en contra de la opinión de su mujer y Gloria Camila, que le pusieron toda clase de impedimentos para que no volviera pero José lo lleva en la sangre, y cuando le llamaron para que sustituyera a Morante de la Puebla – que ha decidido retirarse – no se lo pensó dos veces y aceptó la oferta. José confiesa que «si no me sintiera en buenas condiciones físicas no lo haría. Mi espíritu es el de un hombre más joven, hago ejercicio a diario, me siento preparado para afrontar esta última corrida. Estoy muy ilusionado con esta despedida, y más sabiendo que serán mis hijos los que me corten la coleta».

Hace apenas unos días se probó las fuerzas en un tentadero en una finca de Albacete. Pero no se viste de luces desde que le vimos en Benidorm el año pasado, junto al mismo Morante y Jose Mari Manzanares. Una corrida organizada por Ortega en la que él cortó cuatro orejas y los tres salieron por la puerta grande. No vuelve por dinero pues ha sabido ahorrar e invertir en los años de carrera. Lo hace por la ilusión de decir adiós a una profesión que le ha dado tanto delante de los que más quiere y de vecinos que le admiran.

Detractores

Ana María estará en la plaza pero una de sus amigas nos cuenta que «está muy nerviosa y deseando que pase el sábado para que las tardes de miedo queden en el olvido». Ortega reconoce que «al consultar a mi familia, unos se pusieron a favor y otros en contra. Tanto Ana María como Gloria Camila me pidieron que no lo hiciera, pero me respetan y saben que el toreo es mi vida. Este sábado será mi gran adiós, mi gran tarde. A partir de ahora seguiré vinculado a este mundo como apoderado y empresario taurino». Al conocerse la noticia de su vuelta han surgido detractores, pero las críticas no le amilanan y asegura que «lo importante es que se hable de esta corrida, lo malo sería que me ignoraran».

–¿Tiene muy claro que esta será la última vez que salga a una plaza con el traje de luces?

–Estoy totalmente decidido.

–¿No le asustan los riesgos a su edad?

–Claro que torear los tiene, pero puede más la ilusión que el miedo.

No será la primera vez que su hijo pequeño, José María, lo vea torear. El chaval de cuatro años lo suele acompañar a los tentaderos y ha estado presente en sus últimas corridas. Al niño, según su padre, «le gusta este mundillo. Le he inculcado el cariño hacia esta profesión a la que tanto amo». Miembros de la familia Ortega Cano recuerdan que el pasado marzo fue operado de una «lesión coronaria crítica con potencial riesgo para su vida», según el parte del equipo médico que le intervino en un hospital de Madrid, pero señalan que «se encuentra recuperado, su forma física es envidiable para su edad, y está muy emocionado con su despedida», además le han dado su consentimiento con la condición de que puedan estar también ese día en la plaza.

En el día de la retirada harán el paseíllo a su lado Alejandro Talavante y Miguel Ángel Perera. El maestro confiesa que «mi deseo para este sábado es que sea un día inolvidable para todos y que la gente recuerde esta tarde para siempre».


Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment