Reason Play Microgaming

Los Windsor se hacen notar

A los periodistas que cubren los compromisos públicos del hijo menor de Lady Di se les ha prohibido que hagan preguntas sobre su relación sentimental con Meghan Markle. Pero lo cierto es que los tabloides llevan días barajando la posibilidad de que la pareja se haya comprometido ya. No es la primera primera vez que suenan campanas de boda. Hace dos años saltaron las alarmas, cuando el soltero de oro de Buckingham Palace apareció varias veces en sólo tres días en público con Cressida, su novia de entonces.

Con la actriz tampoco se esconde. Esta misma semana, la pareja fue vista comprando un árbol de Navidad en Pine and Needles, una tienda del parque Battersea, a orillas del río Támesis. Fue el propio príncipe el que cargó con el árbol en cuestión, por el que pagó 65 libras. «Sabían exactamente qué árbol querían, no fue un proceso largo, eran muy amistosos, muy agradables», declaró a la BBC Zaqia Crawford, uno de los empleados. Según Ollie Wilkinson, otro de los trabajadores de la tienda, los dos iban «cogidos de la mano, y ella llevaba en su otra mano un manojo de muérdago».

La pareja se conoció en mayo en Canadá, cuando el nieto de la soberana Isabel II, de 32 años, estaba promocionando los Juegos Invictus 2017 en Toronto, donde reside Markle, de 35 años, debido a que es allí donde se rueda la serie «Suits», en la que es protagonista. De madre afroamericana y padre holandés, la actriz es licenciada por la Universidad Northwestern en la doble titulación de Teatro y Relaciones Internacionales. Se casó con el productor cinematográfico Trevor Engelson en 2011 y se separó dos años más tarde, por lo que, en caso de compromiso real, su condición como divorciada supondría un problema para la Iglesia anglicana.

La relación no ha celebrado ni siquiera el primer aniversario. Pero en los últimos meses, la actriz ha viajado varias veces a Londres. Es más, se ha llegado a alojar en el palacio de Kensington y ha conocido al príncipe Carlos y los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina. Lo cierto es que Guillermo no está nada contento en cómo su hermano pequeño está gestionando el noviazgo. Y no porque tenga nada en contra de la estadounidense. Todo lo contrario. Su preocupación es más bien por cuestión de protección. Según el «Daily Mail», el heredero al trono se llevó un gran disgusto cuando Enrique publicó el mes pasado un comunicado sin precedentes donde pedía a la prensa terminar con el acoso hacia la intérprete. Guillermo sabe que su hermano es muy temperamental y lamenta que no pensara dos veces antes de emitir un texto tan cargado de sentimiento que, a su juicio, no ha hecho otra cosa que despertar aún más el interés de los rotativos.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment