Reason Play Microgaming

Melanie Griffith, una celebración "abanderada"

El suyo fue un amor a primera vista. Tan sólo un año después de conocerse durante el rodaje del filme «Too much», en 1996, Melanie Griffith y Antonio Banderas se dieron el «sí, quiero». Le siguieron 18 años de relación en los que hubo altibajos. Los problemas con el alcohol y las drogas reconocidos por la propia actriz pusieron a prueba la unidad de una pareja que parecía superar sus avatares, aunque fueron unas «diferencias irreconciliables» las que finalmente ganaron el pulso. El hecho de que la estadounidense quisiera deshacerse «ipso facto» del tatuaje que llevaba inscritas las iniciales de su entonces marido fue interpretado por muchos como la reacción de una Melanie dolida, que no contemplaba segundas oportunidades con el malagueño. Sobre todo después de que éste encontrara, a los pocos meses del divorcio, en 2014, consuelo en Nicole Kimpel, una holandesa 20 años más joven que él.

El actor, sin embargo, ha mantenido siempre que se lleva estupendamente con su ex: «Quiero a Melanie hoy, la querré mañana y la voy a querer siempre», dijo el sábado en la gala Starlite, de la que es embajador. Declaraciones que casualmente emitió en vísperas del aniversario de Griffith, que ayer cumplía 59 años.

La protagonista de «Armas de mujer» quiso responder con un bonito gesto y por eso comenzó la celebración publicando en Instagram una entrañable imagen de 1995 en la que se puede ver a un joven Banderas junto al hijo de Griffith, Alexander Bauer, fruto de su relación con Steven Bauer. La tituló con la etiqueta «amor a mis chicos siempre», evidenciando así su estima por el andaluz. La hija de ambos, Stella del Carmen, es su principal punto de unión, y hace unos días publicaba también en Instagram una hogareña instantánea en la que se puede ver al ex matrimonio junto en el salón de la mansión de Aspen (Estados Unidos), y que tituló «familia».

A sus casi 60 años, Melanie Griffith parece haber logrado la estabilidad emocional al lado de sus hijos. Alejada en los últimos tiempos de los focos, es asidua al yoga, ha vuelto a estudiar y se muestra optimista respecto al futuro: «Al igual que mis hijos, ahora soy yo quien tiene que salir del nido».

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment