Reason Play Microgaming

Nace Ginevra Ena, la primera hija de Alessandro Lequio

María Palacios, la esposa de Alessandro Lecquio, dio a luz a una niña ayer, a las cuatro y media de la tarde, en la clínica NISA de Aravaca. Había salido de cuentas el pasado lunes 15, y al ver que no se producía el parto, su médico decidió programar una cesárea, que se llevó a cabo felizmente para la madre y la niña. El italiano y su mujer aparecieron en el centro sanitario a las dos y media de la tarde y manifestaron sus ganas de ver «la cara de nuestra hija». Para María es su primera maternidad, mientras que Dado, como se conoce en la intimidad a Lecquio, es padre de dos hijos varones, Clemente y Alex. Este último será el padrino de bautizo de su hermana, mientras que la madrina será la periodista Ana Rosa Quintana, con la que Alessandro colabora en plató a diario.

María permanecerá hasta el fin de semana en la clínica recuperándose de la cesárea, una operación que impidió que Lecquio estuviera presente en el parto, aunque sí para ver la carita de su hija nada más nacer. Fuentes del centro hospitalario cuentan a LA RAZÓN que vieron «al señor Lecquio muy emocionado y su mujer ha dicho que se siente inmensamente feliz». El matrimonio ha elegido el nombre de Ginevra Ena para la niña. El segundo es un homenaje de Alessandro a una de sus bisabuelas, la reina Victoria Eugenia, que además era su madrina y por la que sentía adoración. Ena es la abreviatura con la que ella firmaba.

A pesar de estos instantes de gran felicidad, el nacimiento llega en un momento muy difícil para Dado y María. Los testimonios de mujeres como Olvido Hormigos o la argentina Natacha Jaitt, que afirmaron que Alessandro habría tenido aventuras sexuales con ellas estando casado con María, enturbiaron la armonía de la relación conyugal, aunque él ha negado, por activa y por pasiva, las presuntas infidelidades.

Un compañero de programa del italiano, que prefiere mantenerse en el anonimato, desvela a nuestro diario que «Alessandro, detrás de las cámaras, demuestra una gran preocupación por todo lo ocurrido. Sabemos que María está muy enfadada, aunque salga en defensa de su marido, y que han discutido en más de una ocasión en las últimas semanas. Si el problema no ha ido a más es porque están muy enamorados y Lecquio quiere salvar, por encima de todo, su matrimonio. Lo malo es que las dudas empiezan a pesar en el ánimo de María, que teme que sigan apareciendo otras mujeres hablando de infidelidades». Lecquio zanja el «affaire» con un «mi mujer está a mi lado, y Olvido Hormigos no puede demostrar nada de lo que dice».

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment