Reason Play Microgaming

Niña Pastori recuerda sus inicios en El Rastrillo

Al grito de: «¡que cante!, ¡que cante!», tomó ayer el micrófono Niña Pastori sobre la tarima de Vistalegre, en El Rastrillo de Nuevo Futuro, para interpretar un fandango. Unos minutos antes había recibido, de manos de Maribel Berzosa de Freire, la chapa a la mejor faena. Berzosa recordó emocionada que conoce a Pastori desde que era pequeña, cuando fue por primera vez a El Rastrillo junto a Sara Baras: «Llegó aquí hace años y se hizo imprescindible; cada vez que salía dejaba a todo el mundo enloquecido». La artista también hizo énfasis en el especial vínculo que tiene con este mercadillo, donde, justamente, fue descubierta por Alejandro Sanz: «De eso hace ya más de 20 años –¡el tiempo pasa!– pero lo recuerdo hoy, sobre todo, para los jóvenes: es importante participar en todos los eventos porque nunca sabemos quién nos puede escuchar. Aquel día yo corrí con la suerte de que estuviera aquí Alejandro».

La flamenca llegó a Vistalegre pasadas las 3 de la tarde junto a su esposo, Julio Jiménez, conocido como Chaboli, y sus dos hijas, Pastora y María, que lucieron vestidos idénticos en color vino tinto. Ambas acompañaron a su madre en la tarima mientras ésta recibía los elogios de Berzosa: «Nuevo Futuro te ha pedido que vengas hoy por tus valores familiares, tus enseñanzas y tu trayectoria de vida. Ésta sí que es tu mejor faena», aseguró, señalando a sus dos hijas.

La familia comió en primera fila mientras el dúo flamenco Las Mellis, un clásico de Vistalegre, cantaba y bailaba la que sin duda ha sido la canción más popular en esta edición de El Rastrillo: «Se me olvidó otra vez». El tema, compuesto por Juan Gabriel y versionado por numerosos artistas, forma parte del nuevo disco de Isabel Pantoja y ayer se escuchó varias veces, tanto en Vistaalegre como en La Venta del Toro, donde lo interpretó el grupo sevillano Aureola. Entre el público se encontraba María Mollejo, la viuda del cantante Jaime Morey, a quien ofrecieron un homenaje. Mientras tanto, en Vistalegre cantaron el cumpleaños feliz a la esposa del torero Jaime Ostos, la doctora María Ángeles Grajal, que se subió a la tarima para bailar junto a Las Mellis mientras, desde su mesa, Niña Pastori y Chaboli les acompañaban con las palmas.

La artista, que acaba de volver a España tras recibir en Las Vegas el Grammy al mejor álbum de música flamenca por su trabajo «Ámame como soy», se despidió con un guiño al trabajo de recaudación que hace Nuevo Futuro en este mercado navideño, que cubre el 30 por ciento de los gastos de los niños a los que acoge la asociación: «La labor que hacéis es maravillosa. ¡Ole ustedes!», exclamó la cantante.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment