Reason Play Microgaming

Sara Carbonero afronta la maternidad 'sin agobiarse demasiado'

La periodista Sara Carbonero suele ofrecer con frecuencia esa imagen de mujer todoterreno que consigue hacer todo lo que se propone a base de duro esfuerzo y, sobre todo, de una planificación exhaustiva de su agenda diaria, aunque lo cierto es que al menos en lo relativo a su condición de madre, la reportera afirma haber aprendido con el tiempo que no puede tener todo bajo control y que lo realmente fundamental es intentar adaptarse como buenamente pueda a las nuevas situaciones.

“Ya no sé lo que significa la palabra ‘rutina’, en mi caso me refiero al hecho de poder quedarnos varias semanas en un mismo sitio, por ejemplo. Ahora consigo hacer todas las cosas sin agobiarme demasiado, y a veces no da tiempo a todo. Evidentemente, como todas las mamás, duermo menos de lo normal, pero ya entiendo que cuando se tienen niños, ya no se puede tener todo perfectamente planteado ni controlado. Es importantísimo no compararse con otras madres, cada una tiene sus circunstancias y prioridades, así que nada de angustiarse y a disfrutar de los peques”, explicó en su blog de la revista Elle.

La estrella televisiva ha querido ejemplificar su flexible postura recordando a sus seguidores que su primogénito Martín -fruto de su relación con el futbolista Iker Casillas, con quien también tiene a Lucas- se encuentra en una etapa de su crecimiento caracterizada por la inestabilidad de su comportamiento y en la que, al estar definiendo poco a poco su identidad, no permite a Sara prever con la suficiente antelación cómo reaccionar ante los desafíos que le presenta.

“Antes incluso de que naciera Martín, he intentado empaparme de toda la información posible. Recuerdo que los primeros meses, esos en los que apenas duermes, solía pensar que solo era una fase y que luego todo sería más fácil. ¡Qué ingenua era! No contaba con esta temporada, que todos los niños tienen, de querer reforzar su personalidad, de pataletas y retos continuos. Los niños son maravillosos, aunque a veces nos echen pulsos imposibles. Supongo que es un método para que nos pongamos las pilas e intentemos aprender de ellos, porque nosotros también tenemos aún mucho que crecer y que madurar”, explicó en la misma publicación.

Al margen de las dificultades a las que debe enfrentarse cualquier madre, Sara ha demostrado en más de una ocasión a través de las redes sociales que se encuentra en un momento dulce, al que sin duda contribuye la sólida vida familiar que ha construido junto al deportista en Oporto, una ciudad que a juicio de la periodista constituye un entorno perfecto para criar a sus retoños.

“Esta experiencia va a enriquecer mucho a los ‘peques’ y nosotros hemos ganado en tranquilidad desde que nos mudamos a Oporto. Nuestro proyecto en común es más fácil allí, al tener menos distracciones. Somos una piña y estamos viviendo una etapa familiar preciosa”, explicaba el mes pasado durante una de sus últimas visitas promocionales a Madrid.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment