Reason Play Microgaming

Sara Verdasco: "Ana Boyer será testigo de mi boda"

Sara Verdasco, hermana del tenista Fernando Verdasco, se casa el mes que viene con su novio Juan Carmona, hijo de Juan José Carmona, uno de los tres componentes del grupo Ketama y, a su vez, heredero por los cuatro costados de estirpes de rancio abolengo flamencas: los Habichuela, los Carmona y los Amaya. Por su parte, Sara, aunque comparte el apellido Carmona con su novio, no tiene más vinculaciones gitanas que las de explotar su familia el Café de Chinitas, donde han debutado los grandes del flamenco, y otros negocios hosteleros de larga tradición en Madrid, como La Bola, La Rayua o el más reciente, Noches La Cañada, que es el lugar elegido para el convite. Sara, aunque vaya a tener de concuñada a Tamara Falcó, que explota una finca familiar toledana con palacio incluido como lugar de celebraciones nupciales, ha preferido su propio negocio hostelero en el extrarradio madrileño para su boda con Juan, con el que lleva seis años de relación. A un mes de la boda, no conoce el regalo que le tiene preparado su hermano; ellos, por su parte, han puesto una lista de bodas y han alquilado un piso para estrenar matrimonio. Ana Boyer y Fernando Verdasco, pues, no serán los primeros en casarse, Sara se les ha adelantado. «Llevo con Juan muchos años y, aunque mi hermano sea mayor, creo que nos tocaba antes a nosotros», declara a LA RAZÓN.

–¿Será una boda tradicional?

–Pertenezco a una familia tradicional, quiero casarme por la Iglesia e intentaremos que sea una celebración emotiva y alegre.

–¿Quiénes serán los padrinos?

–Mi padre, José Verdasco, y la madrina, Carmen Reyes, la madre de Juan.

–¿Qué costumbre nupcial seguirá sin falta?

–Quiero intentar cumplir con todas las tradiciones posibles: llevaré algo nuevo, algo prestado y he confiado en el equipo de diseño de la joyería Suárez para tener algo azul. En la decoración predominará el rosa y también repartiremos regalos.

–¿Cuál evitará?

–Abrir el baile con un vals. Tengo preparada una sorpresa y después nos arrancaremos con unas bulerías. Bailo flamenco desde pequeña y dicen que no se me da mal.

–¿Cuántos días durará su boda?

–Como muchas otras una tarde y lo que aguante el cuerpo por la noche, ja ja ja. Nos casamos por la tarde y ofreceremos una cena, pero tenemos previsto hasta dar chocolate con churros.

–¿Ana Boyer y su hermano Fernando tendrán algún papel destacado en su boda?

–Claro. Mi hermano Fernando será testigo, junto a Ana Boyer y mi hermana Ana.

–¿Su futura cuñada, Ana Boyer, la está ayudando a preparar la boda?

–Me ayuda con buenos consejos, pero el día a día me lo está organizando mi gran amiga Piedy Aguirre, que se dedica a preparar eventos y de la cual me fío plenamente, ya que sé que estando en sus manos va a salir todo perfecto y eso me tranquiliza. También tengo ayuda de mi prima Laura y de Simoneta Gómez Acebo, que es amiga de la familia. Hemos formado un gran equipo y las cuatro estamos disfrutando un montón con los preparativos.

–La familia de su novio es una institución en la música, ¿les han preparado algo especial para la ceremonia o el convite?

–Juan pertenece a la familia Habichuela, hijo de Juan José Carmona y sobrino de Antonio Carmona de Ketama, así que me imagino que serán ellos los que me tengan preparado algo especial para ese día y seguro que nos sorprenderán.

–Ha elegido «La Cañada» cuando también tendría a su disposición la finca toledana familiar con palacio que gestiona Tamara Falcó.

–No lo he dudado nunca y por supuesto que será La Cañada porque allí llevamos dando eventos 40 años. Además, contamos con unos amplios jardines y una carpa exterior por si el tiempo no acompaña.

–La Rayua fue la matriarca de la familia, quien comenzó el negocio. ¿Qué ha heredado de ella?

–Ella fue la que comenzó con el negocio del restaurante La Bola, que es toda una institución gastronómica madrileña con su cocido, pero quien levantó el resto de restaurantes fue mi abuelo Agustín Verdasco, del cual he heredado la pasión por la hostelería y el amor hacia mi familia.

–Su segundo apellido es Carmona, ¿es familia de su novio o pura casualidad?

–Pura casualidad.

–¿La elección del traje es lo más difícil?

–Todo lo contrario. Trabajar con Rosa Clará ha sido fantástico. Todo ha salido rodado y acertaron con el traje a la primera. Me siento muy identificada con los valores y el concepto que transmite en persona y en su firma.

–¿Usted era de las niñas que dibujaban su vestido de novia ideal?

–Siempre he tenido muy claro cómo lo quería y fue llegar al taller, transmitírselo a Rosa y encontrar en su colección 2017 el vestido perfecto, aunque me lo están adaptando. A las pruebas me suelen acompañar mi madre, mi prima Laura, que es como una hermana, y mi amiga Ana Antic.

–¿Cuántos trajes de novia ha encargado? Ahora es costumbre cambiarse varias veces…

–Sólo uno, me gusta tanto mi vestido y es un día tan especial que quiero disfrutar de él toda la noche. Sé que me costará quitármelo cuando finalice la boda.

–Supongo que al ser tradicionales, fue el novio quien se declaró. ¿Cómo y dónde fue?

–Fue un momento mágico y maravilloso que me guardo para mí.

–¿Qué regalos se han intercambiado?

–Juan me regaló un anillo precioso con un diamante rodeado de brillantitos y yo elegí algo diferente a lo que normalmente se suele regalar. Encargué hacer una guitarra de Vicente Carrillo, que es uno de los mejores guitarreros que hay. Sabía que era lo que más ilusión le podía hacer.

–¿Habrá muchos invitados?

–Cada día que pasa va aumentando la lista, pero será una boda en familia y con amigos, en la que no pasaremos de los 320 invitados.

–¿Entre ellos, estarán Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa?

–Entiendo el interés, pero, por respeto a la privacidad de todos los invitados, prefiero no nombrar a nadie.

–¿Servirán el famoso cocido al carbón de leña de los Verdasco?

–Ja,ja, ja… no hace tiempo de cocido en junio, pero igualmente tampoco lo daría en un convite de boda, y menos por la noche. Del menú se encarga mi padre y el menú estará compuesto por tres platos porque haremos un cóctel abundante y largo.

–Usted trabaja en el negocio gamiliar, ¿y Juan?

– Es músico y está terminando un disco con su tío Antonio Carmona.

–Por último, una curiosidad. ¿Es cierto que su hermano se enganchó al tenis de pequeñito porque su abuela le ponía los partidos de McEnroe, ya que era la única forma de que se quedase quieto?

–Sí, era la única manera de tenerle tranquilo. Era increíble, Fernando se podía pasar las horas viendo tenis sin pestañear.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment