Reason Play Microgaming

Sue Townsend, la otra amante del Príncipe Carlos

No corren buenos tiempos –mediáticamente hablando– para la corte inglesa. La delicada salud de la reina Isabel y la consiguiente reestructuración de responsabilidades (que afecta a los duques de Cambridge), así como la reciente confirmación de la relación entre el príncipe Harry y Meghan Markle, entre otros asuntos, han provocado que durante los últimos meses la familia Windsor ocupe cientos de páginas y portadas en todo el mundo. Demasiado trabajo para los gabinetes de comunicación de Buckingham Palace y Clarence House, donde la entrada en el nuevo año no será más sencilla que la salida del anterior. Apaciguados los ánimos convulsos ante una posible abdicación de la reina en Carlos, ahora es éste quien se postula como nuevo protagonista de la casa tras la filtración de parte del contenido del último libro que aborda su no falta de polémica vida.

Como primera biografía autorizada –tal y como la autora ha explicado–, el texto trata de mostrar la faceta humana del heredero más longevo al trono británico, arrojando luz sobre aspectos aún sin terminar de esclarecer de la vida del príncipe, como la trágica muerte de Diana o su matrimonio con Camilla Parker-Bowles. Ambiciones, inseguridades y convicciones; todo un retrato del hombre que durante más de seis décadas se ha mantenido a la sombra del cargo que ostenta su madre, a la espera de que llegue algún día su turno de reinar. Sesenta y ocho años en los que, al parecer, ha imperado el corazón ante la razón y durante los cuales, más que su preparación, han sido protagonistas los detalles y entresijos de su ajetreada vida sentimental porque sus relaciones amorosas nunca han sido un asunto que, a pesar de sus esfuerzos, haya conseguido llevar con especial discreción. Y, en esta ocasión, no iba a ser diferente.

Según revela Sally Bedell Smith en su nueva obra, «El príncipe Carlos: Pasiones y paradojas de una vida improbable» (ya escribió una biografía sobre Isabel con motivo de su Jubileo de Diamante), habría sumado una amante más a su lista de conquistas. Conocido por su carácter cercano y sus habilidades seductoras, Carlos de Windsor robó el corazón de una joven amiga de la familia conectada además con sus empresas, en concreto, con Duchy Originals, la línea de comida orgánica que el príncipe fundó en 1992 y de la que ella llevaba las ventas por un sueldo de 120.000 libras al año. La estrecha relación laboral entre ambos durante este periodo, cuando aún estaba casado con la madre de sus hijos, acabó en un romance, según explica la autora del polémico texto que verá la luz en abril de este mismo año.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment