Reason Play Microgaming

Todo sobre el SPF (Factor de Protección Solar)

¿Sabes lo que significa SPF? La mayoría de la gente no. El verano hay que asumirlo con responsabilidad para no arriesgar tu salud. Las manchas y marcas en la piel, el envejecimiento prematuro y los distintos tipos de cáncer son sólo algunos de los efectos de la sobreexposición solar sin protección. Para disfrutar, sin riesgos, tan sólo debes conocer el SUN PROTECTION FACTOR que tu piel necesita y mantener ciertas pautas con disciplina que Clínica SOFT recomienda.

1.Existen dos tipos de filtros, los químicos y los físicos. Muchos protectores incorporan en su formulación los dos tipos. Los químicos, absorben los rayos UVA y UVB protegiendo las capas más profundas de la piel y son poco densos, perfectos para pieles grasas. La desventaja es que sus componentes pueden crear intolerancias. (Componentes habituales: Octylcrylene, Octinoxate, Avobenzone, Oxybenzone, Octisalate, Homosalate, 4-MBC, Meroxy SX y XL.) Los físicos: contienen micropartículas como pequeños espejos que reflejan la radiación solar impidiendo que la piel la absorba. Son densos y pueden dejar la piel blanquecina. No son absorbidos por la piel por lo que son recomendables para pieles delicadas. Ingredientes habituales: Titanium dioxide, Zinc oxide.

2.Elige filtros solares de amplio espectro que protegen frente a los rayos UVA responsables del envejecimiento y UVB responsables del eritema. Se distinguen de los sencillos porque en el envase aparecen dos numeraciones, la primera para la protección UVB y la segunda para la UVA. En los protectores normales solo aparece la protección para los UVB.

3.¿Cuánto tiempo estás protegido con tu protector? el FPS que debes usar se relaciona con el tiempo que nuestra piel se mantiene “a salvo” de los rayos solares sin quemarse. Las pieles claras suelen tardar entre 3 y 5 minutos, las menos sensibles 10 o más mientras que las pieles oscuras pueden tardar hasta 40 minutos. Al multiplicar ese tiempo por el FPS que indica el producto obtendrás la cantidad de minutos que estás protegido, por ejemplo, si tardas 5 minutos en quemarte sin ningún producto y eliges un protector con FPS 15, estarás 75 minutos resguardado.

4.La aplicación de los productos protectores debe hacerse de forma regular en todo el cuerpo 30 minutos antes de ponerse al sol, 2 gramos por centímetro cuadrado y de forma uniforme. No olvidarse de zonas delicadas: cuello, orejas, empeines y calva.

5.Lo recomendable es que todas las pieles siempre usen un factor de 30 en adelante. De 2 a 10 son de baja protección, de 15 a 20 de media protección y de entre 30 y 50 o superior de alta protección. Si la persona tiene una piel muy blanca lo ideal es un factor de protección 40 o 50

6.Además, hay que volver a aplicarlo cada dos horas o después de haber sudado mucho o de haber estado en el agua más de 40 minutos.

7.Ten en cuenta también la actividad: si eres deportista compra un protector resistente al sudor y el agua.

8.Debes usar un producto especial para la cara ya que la piel es más sensible y delicada, con un mayor FPS y otro para el resto de tu cuerpo

9.Las personas con mayor riesgo y que por ello deben extremar las precauciones son las de piel y ojos claros, quienes se exponen en forma prolongada al sol, por su actividad, las que durante la infancia han tenido episodios de quemaduras solares, quienes tienen historia personal o un familiar directo con cáncer de piel y las personas con muchos lunares.

10.Entre las 11.30 am y las 3:00 pm no hay que exponerse al sol. Aunque lo mejor sería no tomar el sol en general, puedes optar por la inmensa gama de autobronceadores que hay en el mercado si quieres estar morena y obtener un color precioso, sin riesgos y sin perder el tiempo.​

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment