Reason Play Microgaming

Virginia Vallejo: «Pablo Escobar se volvió loco cuando le dejé»

Virginia Vallejo se expresa como las grandes locutoras de radio y televisión. Realiza pausas grandilocuentes, busca la palabra precisa y culta para catalogar algo y aporta datos y hechos a sus acusaciones y vivencias. La escritora y periodista colombiana, nacida en El Valle del Cauca en 1949, es experta en corrupción, lavado de dinero, los cárteles de la droga y los narcogobiernos, pero también en describir relaciones sentimentales. Su libro, «Amando a Pablo, odiando a Escobar» (Península) es un buen ejemplo de ello. Desde Miami (EE UU), donde recibió asilo político en 2010, respondió a las preguntas de LA RAZÓN.

Pablo Escobar, el líder del cártel de Medellín y uno de los hombres más ricos y sanguinarios del planeta, se enamoró perdidamente de ella. Todo empezó cuando Escobar le salvó de morir ahogada en un río. En total, según confiesa la escritora, hasta en tres ocasiones le ha salvado la vida.

La periodista reconoce que era «bellísima, elegante, culta y refinada, de las mujeres más guapas de la alta sociedad colombiana, un aspecto que no era común en aquella época, por lo todos los solteros de oro del país iberoamericano me pretendían». A día de hoy, sigue siendo muy coqueta. «Pablo y yo nos conocimos cuando eramos jóvenes. Teníamos 32 años y éramos muy inocentes. Por cierto, Javier Bardem y Penélope Cruz, ¿cuántos años tienen? ¿Él, más de 50 y ella, 40?», expresa indignada en relación a «Loving Pablo, la nueva película de Fernando León de Aranoa, basada en esta relación de amor en la que los actores españoles son los protagonistas. Vallejo también detesta «Narcos», la serie de Netflix por la imagen altiva, similar a una «mala de telenovela» con la que se la representa. No aprueba cómo se la demoniza y se miente sobre hechos claves. «Se dan fechas inexactas, mientras que por ejemplo, a la mujer de Pablo se la representa como a una campesina, buena. El papel lo interpreta una actriz que podría ser modelo. Nada que ver con la realidad».

Con respecto a la relación que mantuvo con el «narco» afirma que «una cosa es la complicidad bella de una pareja de enamorados y otra, ser cómplice de crímenes». La periodista ha plasmado también en su libro el humor y las conversaciones que mantenía con el que fue su amante. «Con ese humor, tú vas a entender cómo era nuestra relación. Ese ‘‘ping pong’’ de nuestros diálogos, cómo nos entendíamos, lo que yo le aconsejaba, cómo trataba de ayudarlo, enderezarlo y cómo intentaba frenar a ese potro indómito que era Pablo Escobar. Pero al final tuvimos que romper la relación porque él quería que yo me quedara en Colombia para que escribiera su biografía. Pero yo lo que quería era irme».

Vallejo, que lleva el periodismo en la sangre, no puede dejar de preguntar por la independencia de Cataluña al tener enfrente a una reportera española. Es entonces cuando confiesa que un día Pablo le contó que había contratado a un etarra para que le enseñara a fabricar bombas. «Cuando me cuenta esto decido terminar la relación. Yo lo dejo en septiembre y en enero ya empieza el estallido de bombas, a derribar aviones y a aumentar la violencia y los horrores que se describen en las series y que nada tienen que ver conmigo», insiste. «Cuando le dejé se volvió loco. Pablo solo tenía contacto con esos monstruosos sicarios y con esa familia elemental. Le trataban como a un dios, porque al final todos vivían de él. Entonces, salvo a esas personas, solamente me tenía a mí. Cuando pierde su ancla, que soy yo, se vuelve loco y comienza a estallar las bombas que le enseñó a fabricar un terrorista».


Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment