Reason Play Microgaming

Desesperadas por H&M

Será porque no me gusta el otoño, me produce melancolía y hasta mal humor, será por este florecimiento de mentiras y estupideces que leo y escucho casi todos los días a nuestros políticos o quizá porque el proceso soberanista catalán me parece delirante, no acabando con la corrupción catalana, sino que se ha convertido en un escudo para cubrir la expoliación de Pujol y todos los del 3%. Se supone que estos personajes, unos zascandileando y otros gobernando, los financiamos para que nos ofrezcan una vida mejor, más confortable y alegre. Algo muy alejado de la realidad. Su política favorita es la recaudación. En muchísimas calles ya no se puede pasar en coche y a la que te descuidas ya te has metido en una, con la consiguiente foto y multa. Nunca se ha hablado tanto de libertad y nunca hemos sido menos libres… Vivimos en esa realidad que leíamos en los libros de Orwell y nos parecía pura ciencia ficción, con el ojo del «Gran Hermano» controlándonos. ¿Saben lo que pienso? No me gusta lo que nos está tocando vivir, nos utilizan, todo aquello que está prohibido para el ciudadano ellos lo practican con gran desparpajo… malversación de fondos públicos, blanqueo de dinero, comisiones… y ahora quieren convencernos de que vivimos en «Alicia en el País de las Maravillas». Me encantaría ser libre de verdad. Comprendo que es imposible salirse de esta espiral, pero es lo que quisiera, ser ciudadana universal.

Y casi parece una utopía poder hacerme con un modelazo de Balmain, firma de superlujo, a precios de H&M. Nos invitan a una preventa para ir calentando el ambiente. Ahí estaban Rossy de Palma, Bibiana Fernández, Juana Acosta, Lady Addict… Y muchas blogueras y blogueros. También Mario Vaquerizo con su hermana Marta, que son otros locos por Balmain, pero lo más divertido es el momento «pistoletazo de salida» en que nos dan acceso a la ropa expuesta y tenemos un tiempo récord cronometrado en el que podemos adquirir esas maravillosas piezas. Estamos como «Maris» a la puerta de unos almacenes el día de rebajas, con la adrenalina por las nubes e intentando conseguir esa pieza codiciada a precio de ganga.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment