Reason Play Microgaming

Vacaciones en Zarzuela, del Plan B al Plan C

La situación política que vivimos afecta a lo cotidiano y, por supuesto, también a las vacaciones estivales de Felipe VI y de Doña Letizia. Si hasta la fecha no había habido ningún problema logístico ni de agenda, más allá de la curiosidad por conocer el destino vacacional de la Familia Real, este año la decisión se complica. Todo apunta a que el matrimonio y sus hijas pondrán rumbo a ese destino «privado» a partir del 13 de agosto. Pero, ¿qué ocurrirá las dos semanas previas? Aún es una incógnita.

De momento, sobre la mesa tienen las piezas de un puzle político por encajar. Los partidos deben llegar a un acuerdo para formar la XII Legislatura y para evitar así una tercera convocatoria electoral. A lo largo de este año, la agenda de Felipe VI ha estado condicionada por un Gobierno en funciones. Una tesitura que le ha obligado a renunciar a viajes oficiales al extranjero y dedicarse más a recorrer la geografía española e inundar la agenda de actos «caseros», premios, visitas domésticas, condecoraciones y mucha audiencia, dado el perfil bajo que requiere una situación de interinidad como la actual. Ha sido un año de reinado doméstico o, empleando una expresión moderna, un reinado «cocoon». Las vacaciones también se presentan como una incógnita que esta semana podría aclararse.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment