Guerra a la talla 32

La industria de la moda dice basta a la extrema delgadez sobre sus pasarelas. Los dos grupos de lujo LVMH (Dior, Vuitton, Givenchy, Céline, Kenzo, Fendi, Loewe, Berluti, Pucci, Marc Jacobs y Loro Piana) y Kering (Gucci, Bottega Veneta, Saint Laurent, Balenciaga, Alexander McQueen, Christopher Kane y Stella McCartney) se alían para poner fin a la polémica sobre la complexión de los modelos mediante la elaboración de un documento que contempla la supresión de la talla 32 en la mujer y la 42 en el hombre, así como a no recurrir a menores de 16 años para representar a adultos.

El acuerdo se ha hecho público en la víspera del arranque de la Semana de la Moda de Nueva York, que comenzó ayer, a la que seguirá la pasarela de Madrid. Las agencias tendrán que recurrir a mujeres cuya morfología «corresponda a la talla 34 y a la 44 para los hombres», según precisaron los dos exclusivos grupos en su comunicado. De esta forma, la controvertida y popular talla 0 americana –la 32 en Europa– queda definitivamente desterrada. Una que, hasta no hace mucho, dejaba huella a su paso en las pasarelas. Este fue el caso de la ucraniana Nataliya Gotsiy, que se convirtió en uno de los rostros de la extrema delgadez en el desfile de Guy Laroche Primavera-Verano 2006, o de la maniquí Cassi van den Dungen en 2016, pese a que reconocía estar «encantada con sus huesos», protagonizando uno de los últimos episodios del eterno debate de la fina línea entre la anorexia y la delgadez en la moda. La australiana desfiló para Alex Perry quien, ante la evidente escuálida elección de las modelos, tuvo que pedir disculpas.

Aunque quien encabezó la revolución y hay que atribuirle el gran mérito y la valentía de pronunciarse en contra de las grandes firmas, fue el director de casting James Scully, quien el pasado marzo publicó en Instagram un «post» en el que se hacía eco de las quejas de un numeroso grupo de maniquíes. Según denunció Scully, 150 chicas fueron obligadas a permanecer de pie en unas escaleras durante más de tres horas a la espera de una prueba para varios desfiles de la Semana de la Moda de París. «Esperamos ser una fuente de inspiración para el conjunto del sector y así promover un verdadero cambio en las condiciones de trabajo de las modelos en todo el mundo», declaró a Afp François-Henri Pinault, presidente-director general de Kering.

certificado médico

A principios de este año, Francia anunció que exigiría a las modelos demasiado delgadas un certificado médico para desfilar en su semana de la moda. Finalmente, los dos gigantes de la moda pedirán un informe que demuestre el buen estado de salud de las maniquíes. El mismo no podrá haberse realizado con más de seis meses de antelación al desfile o la sesión fotográfica. Además, se prohíbe a los menores de 16 años que actúen en representración de adultos, así como el trabajo realizado entre las diez de la noche y las seis de la mañana de modelos entre 16 y 18 años. Otro requisito para esta franja de edad será que trabajen siempre acompañados de un tutor, el cual se alojará con ellos. A su vez, la agencia tendrá que certificar que respeta las obligaciones escolares del menor.

El empresario francés Pinault, hijo y heredero de François Pinault, asegura que «las marcas de mi grupo van a vigilar que estas medidas se apliquen en todas partes». Su mujer, la actriz Salma Hayek, ha compartido a través de Instagram su «orgullo» por la implicación de su marido en el acuerdo.

Source: Life Style

Share Button

Author: Redacción

Share This Post On

Submit a Comment




Publicidad:construccion piscinas valencia puertas
Publicidad:asnef Psicologo pozuelo Buen dentista en Madrid cerrajero 24h madrid obras y reformas Madrid sillones director de madera
Publicidad:PAGERANK